Si está explorando por primera vez las gafas conectadas para su uso profesional, bienvenido. El propósito de este artículo es ayudarlo a comprender rápidamente lo básico para que pueda concentrarse en encontrar la tecnología que realmente necesita.

Como la mayoría de las nuevas tecnologías, las gafas conectadas tienen un gran potencial, pero aún no están listas del todo para el público en general. ¿Qué puede usar ahora para mejorar los procesos que consumen tiempo y dinero? Si está buscando gafas conectadas para uso en el campo de la salud, mantenimiento, transporte, servicios de campo, educación o colaboración remota, le alegrará saber que para la mayoría de éstos, las gafas están listas para ser utilizadas desde ahora.

Una de las primeras preguntas que les hacemos a los clientes potenciales es por qué buscan gafas conectadas para su negocio. Muy a menudo, la respuesta es del orden de: “Hemos estudiado la realidad aumentada por un tiempo, y estamos listos para intentar algo como Xperteye. Las palabras que siguen son que no somos realmente una solución de realidad aumentada, que generalmente crea un momento de incómodo silencio, hasta que aclaramos la diferencia. ¿Cuáles son las diferencias?

¿Realidad virtual, realidad aumentada o visión compartida “Ves lo que veo”?

La realidad virtual

Por lo general, utilizando un casco, se crea un entorno diseñado artificialmente con el que puede interactuar. Desde la era de los videojuegos en los años 80, recuerdo claramente haber jugado Halo en mi nuevo Xbox por primera vez. Estuve unas diez horas en el juego, en la oscuridad, y tenía miedo de lo que sucedía en el juego.Ahora imagine que está rodeado de todo en el juego, como si realmente estuviera allí. Es realidad virtual, y a los niños de su casa, grandes y pequeños, les encantará.

Algunos de los usos más comunes de la realidad virtual en la industria son el diseño y la capacitación. Por ejemplo, un fabricante como Ford puede diseñar un producto y usarlo durante una simulación antes de construirlo. En situaciones de entrenamiento, un alumno puede aprender cómo hacer una tarea de alto riesgo antes de realizarla en la vida real. Esta es una tecnología increíble, pero lo ideal es que las empresas que tienen presupuestos enormes y grandes equipos la implementen en su ecosistema.

Realidad aumentada

Durante los primeros meses, pasé buena parte del día gritando en la oficina a los millennials que seguían buscando a Pikachu en el césped de alguien. Con una de las poblaciones estudiantiles más grandes del mundo, literalmente no se puede caminar por el área de Boston sin ver a docenas de personas usando la aplicación, de día o de noche. Recuerdo a mi amigo Alex, que había publicado en Facebook que ¡había caminado más de 35 millas el primer fin de semana en el que salió la aplicación!

Las empresas utilizan la realidad aumentada en gafas conectadas para rastrear los datos en el visor de las gafas con las que el usuario puede interactuar. Imagine a un reparador acercándose a un equipo en una fábrica y mirando un código QR especial pegado en él. El escáner en las gafas ve el código QR y extrae las instrucciones de reparación que el trabajador puede buscar y realizar una tarea.

Al igual que la realidad virtual, la RA es un proceso más complejo que requiere más costos de inicio e infraestructura, pero es muy bueno para muchos usos. Por lo general, la realidad aumentada solo funciona con WiFi, por lo que no es ideal si necesita usarla fuera de un entorno cerrado.

“Vea lo que veo”, Soluciones para compartir la visión

La visión compartida, o “Vea lo que veo”, permite que un observador remoto vea en primera persona lo que otra persona está mirando. Con las gafas conectadas, agrega el beneficio de tener las manos libres, lo cual es esencial para muchos casos de uso. Es esta perspectiva en primera persona la que le permite al usuario y al observador remoto colaborar en formas que no puede hacer sin las gafas.

Por ejemplo, el usuario de gafas puede ser un técnico de servicio de campo más nuevo que no sabe cómo reparar un equipo en particular. En lugar de tomar una segunda cita para regresar o enviar al experto al sitio, el experto en este equipo puede conectarse a un navegador desde cualquier parte del mundo y guiar al técnico a través de un conjunto de instrucciones para resolver el problema.

El experto puede hacer esto sin tener que mudarse a este lugar, y en los casos en que se necesite a sus expertos en varios lugares de manera regular, pueden permanecer centralizados para que puedan ayudar a varios técnicos en unos pocos minutos, no horas ni días. Esto permite una mejor asignación del tiempo de expertos, y este tiempo ahorrado puede tener un impacto significativo en el tiempo de inactividad, los costos de viaje y los niveles de satisfacción del cliente. Aquí hay un excelente ejemplo de cómo se usa la visión compartida:

Estas soluciones incluso le permitirán tomar una foto y hacer que el observador y el titular de las gafas colaboren anotando esta foto en tiempo real para confirmar cómo se debe realizar una tarea. Esta colaboración puede ser un factor clave en las tasas de retención a largo plazo, especialmente cuando se utiliza en escenarios de capacitación.

Compartir la visión puede ser la forma más fácil y conveniente de usar las gafas conectadas de manera efectiva. Los costos y las posibilidades varían y es importante saber si realmente necesita manos libres o no, ya que esto determinará si realmente necesita una solución de gafas conectadas para comenzar. Compartir la visión también ofrece el retorno de la inversión más rápido de los tres, y puede usarse desde el principio sin tener que construir una gran infraestructura alrededor del programa.

Por Richard Gerardi

Categorías: Tendencias